Categorías
Comunidad Confianza

Presidente de APSOM – Dr. Juan Antonio Cruzado

El Dr. Juan Antonio Cruzado te habla sobre el papel de la psicooncología durante el cáncer de mama.

Juan Antonio Cruzado es el presidente de APSOM (Asociación de Psicooncología de Madrid), una asociación sin ánimo de lucro con la finalidad de difundir información sobre Psicooncología, aspectos psicológicos y sociales en la atención a los pacientes con cáncer. Además edita y publica la revista «Psicooncología».

Con los datos actuales casi una de cada tres personas a lo largo de su vida tendrá alguna enfermedad oncológica, la mitad de las personas que hayan sido diagnósticadas de cáncer se curarán, un cuarto vivirán con la enfermedad, como una condición crónica muchos años, y los que fallezcan dispondrán de unos cuidados paliativos que procurarán una muerte digna con una buena calidad de vida. La atención continua en este proceso se extiende a los familiares y amigos de los pacientes, y se prolonga a la asistencia en el duelo.

La psicooncología es una disciplina relativamente nueva, ¿cómo puede usted definirnos la psicooncología y cuáles son sus áreas de intervención?

La Psicooncología es la especialidad que aplica los principios, las técnicas y los conocimientos científicos de la Psicología a las personas con cáncer en todas sus fases y a la fase final o avanzada, así como a los familiares y cuidadores/as. Todo ello con el objeto de mejorar la adaptación al diagnóstico, las pruebas y tratamientos médicos, las revisiones y seguimientos, posibles recaídas y/o final de vida; mejorar la adherencia a las prescripciones y tratamientos sanitarios, así como mejorar la calidad de vida durante el proceso de enfermedad y supervivencia.

También se dedica a la promoción de la salud y prevención del cáncer, así como otras enfermedades no transmisibles fomentando los hábitos saludables y la prevención secundaria a través de la adherencia y fomento de conductas de detección precoz y el consejo genético oncológico.

Por otro lado su actividad incluye asimismo la formación de profesionales de la sanidad en la evaluación del malestar emocional  en personas afectadas por cáncer, habilidades de comunicación, gestión emocional y manejo de situaciones de crisis y estresantes, la prevención y tratamiento del síndrome de burnout, del desgaste por empatía o fatiga por compasión; así como la optimización del trabajo en equipo multi e interdisciplinar. 

Por último, cubre la investigación de los aspectos psicológicos presentes en las enfermedades neoplásicas, la eficacia de los métodos de evaluación, tratamiento psicooncológico y las variables que optimizan la atención sanitaria, el trabajo en el equipo sanitario y la experiencia del paciente en el entorno asistencial

En la actualidad el sistema sanitario ha desarrollado equipos multidisciplinares para atender a las pacientes desde las distintas disciplinas, ¿cree usted que falta acompañamiento psicológico a las pacientes con cáncer desde el mismo momento en el que se le diagnostica la enfermedad?

Está claro que los y las pacientes de cáncer deberían tener una asistencia integral, que además de los aspectos médicos incluya la asistencia psicológica y social desde la fase diagnóstica, a lo largo de toda la intervención médica y en la fase de supervivencia, así como en cuidados paliativo. Es cierto que se han  hecho muchos avances en este sentido, pero falta mucho por conseguir, y en la actualidad estamos todavía lejos conseguir una acompañamiento psicológico a las pacientes con cáncer idóneo. 

¿En qué puede beneficiar a las personas con cáncer la intervención de un psicooncólogo?

La Psicooncología hace posible proporcionar una atención sanitaria de calidad óptima, ya que las personas con cáncer y en cuidados paliativos necesitan una asistencia integral que incluya los aspectos psicológicos junto al resto de la atención asistencial y sanitaria y dentro de equipos inter/multidisciplinares, para tratar el impacto de la enfermedad, el diagnóstico y tratamiento en la persona que lo padece, su familia, profesionales de la sanidad y la sociedad. 

En concreto  entre los principales aspectos que aporta una psicooncóloga están: 

  • Facilitar la aceptación y la adaptación al diagnóstico y tratamiento del cáncer
  • Mejorar la comunicación los profesionales sanitarios y mejorar m la toma de decisión.
  • Mejorar la comunicación,  las relaciones de pareja, la sexualidad  y relaciones  familiares
  • Identificar y manejar las emociones  tales como ansiedad, depresión e ira, y promover la regulación de dichas emociones.
  • Mantener la autoestima, la imagen corporal y la auto-compasión.
  • Promover la adherencia adecuado a los tratamiento y afrontar los síntomas asociados  
  • En las fases de supervivencia: mantener o recuperar de hábitos saludables y conductas preventivas, y mejorar la calidad de vida, así como el afrontamiento del miedo a las recaídas. 
  • En la fase de cuidados paliativos se añadiría de aceptación, espiritualidad y muerte digna, y en los familiares prevención de la sobrecarga, y  del duelo complicado. 

Nos centramos normalmente en los pacientes, pero ¿cree que esa labor se debe extender también a las personas que cuidan a los enfermos?

La unidad de intervención es tanto la persona afectada como la familia.  Es  esencial la comunicación con la pareja, los hijos y los padres. Así como posibilitar que los miembros de la familia afronten del modo más idóneo los desafíos que supone la enfermedad.  Además de evaluar y atender todas las necesidades de la familia que vayan surgiendo. 

¿En qué momento de la enfermedad considera que es más necesario la intervención de un psicooncólogo?

La intervención psicológica es importante y necesaria en todas las fase de la enfermedad, e incluso antes en la prevención. La disponibilidad de la ayuda psicológica tendría que estar presente en todas las fases.  

Es importante señalar que es necesario hacer una evaluación psicológica en el momento inicial que nos permita conocer cuales son las necesidades de la persona afectada, ya que algunas personas son vulnerables a una mala adaptación  y convendría saberlo para poder atenderlas del modo más temprano antes de que se cronifiquen o agraven los problemas emocionales.  

Los momentos  más cruciales son el momento del diagnóstico, el momento álgido de los tratamientos como cirugía, quimioterapia, radioterapia, y la atención en las recaídas de la enfermedad, así como en cuidados paliativos.  

La curación del cáncer viene a través de la medicina, pero siempre se ha dicho que la actitud con la que se afronta también influye ¿cree usted que el control de la mente y la gestión de las emociones es importante para afrontar una enfermedad como esta?

Los objetivos de la atención a las personas con cáncer son dos: curar y rehabilitar (y prevenir), y mantener el bienestar, la calidad de vida e impedir (o aliviar) el sufrimiento. Una atención integral implica ambos objetivos que han de ser alcanzables para todas las pacientes.

La regulación adecuada de las emociones es esencial para el mantener bienestar e impedir el sufrimiento. Y además el adecuado equilibro emocional es necesario para tomar decisiones sobre los tratamientos, participar activamente en las decisiones, adherirse a los tratamiento, e influye en la respuesta  a dichos tratamientos, por lo tanto es algo esencial.

¿Cómo valora desde el punto de vista psicológico el asociacionismo de pacientes como las mujeres con cáncer de mama para compartir sus experiencias y crear una red de ayuda de unas a otras?

El asociacionismo es no solo muy deseable, sino necesario en especial en las mujeres con cáncer de mama, ginecológico y otros, ya que es el medio que permite que la problemática de estas enfermedades este en el espacio público, se promueva una concienciación acerca de ello, y movilice las políticas dirigidas a mejorar la asistencia médica, la investigación y los recursos de atención psicológica y social que tanta falta hacen. En sí misma una asociación es un foro de encuentro entre iguales que genera apoyo social, recursos y bienestar. 

¿Qué le parece iniciativas como Espacio de Confianza surgida desde las propias pacientes y del tejido asociativo?

Espacio de Confianza es una plataforma entre iguales, en la que participan personas afectadas, y que al mismo tiempo cuenta con profesiones de distinta especialidades entre los que están médicos/as  y psicólogos/as. Todo lo cual pueda aunar los conocimientos de la experiencia personal de afrontar la enfermedad con los aspectos profesionales.